15 de octubre de 2018

membrillo y un precioso viaje por Aveyron

La desidia del verano me ha ido alejando un poco del blog y me ha costado volver, pero ya estoy aquí, cogiendo carrerilla para no parar, así que publicaré más a menudo (sé que he dicho esto varias veces ultimamente pero esta vez es verdad). Mi cuñada Lore me trajo unos membrillos muy buenos de su pueblo y he aprovechado para hacer este dulce que tan bien casa con cualquier tipo de queso, ¡gracias cu!. Ha salido para un regimiento pues como veréis en las fotos me dio casi tres kilos. ¡Viva el otoño y sus frutos y frutas!!!! :)))))



Ingredientes para alimentar a un pueblo:
-3.kg de membrillos
-2kg y 200 gr de azúcar
-1 vaso grande de agua
-zumo de 1 limón


Lo primero que hacemos es lavar muy bien los membrillos por fuera, pues tienen como una pelusilla que hay que quitar y lo mejor es hacerlo con un estropajo que destinemos solo para estos menesteres. Los partimos en cuartos y quitamos el centro (el troncho, por así decirlo, como en una manzana). Los partimos en dados y veremos que enseguida se oxidan pero no pasa nada.
  En una cazuela, en mi caso fueron necesarias dos, ponemos  el agua y el azúcar, el zumo de limón y por últimos los membrillos troceados. Lo tendremos a fuego medio y desde que hierva  puede tardar una hora o más, aprox. El agua con el azúcar acabará caramelizando ligeramente y volviendo rojiza la mezcla, haciendo que el membrillo no se pegue. En ese punto (en mi caso fué casi cumplida la hora) ya podemos batir y veremos que está espeso. No hace falta espesar más, pues lo volcaremos en los moldes elegidos y él sólo se solidificará al poco tiempo. Meter a la nevera bien tapado y al día siguiente ya tendrá la textura ideal. Se puede congelar, pero gracias al azúcar no es necesario, en la nevera durará meses. (si probáris a congelarlo veréis que nunca llega a coger textura congelada, es normal):

Pequeño paso a paso en fotos...








al empezar a cocer, el membrillo vuelve a un color más blanquecino


ya va tomando color

y este es el color caramelizado que queremos

lo batimos y con esa misma textura, lo vertemos en los moldes elegidos


Y ahora os enseño el viaje que hicimos a la región de Aveyron, en Fracia, una preciosidad...cada rincón de cuento...¡volveremos!.

MOISSAC..








NAJAC..






me encantó esta tiendecita de viejecitos...





ROCAMADOUR...







quería comprar todo...


CONQUES..







hornos de pan por las calles, aún en funcionamiento hoy en día

la biblioteca



ESTAING..






ESPALION..



SEVERAC LE CHATEAU..








BOZOULS Y SU CAÑON..







SAINTE EULALIE  D´OLT (flores en cada rincón y los nombres de las calles también hacen alusión a nombres de plantas y flores..)











SAINT COME D´OLT



esta es la casa más antigüa de toda la región de Aveyron, data del siglo XIII


LA COUVERTOIRADE..









ROQUEFORT...






BROUSES LE CHATEAU..









CORDES SUR CIEL..












Espero que os haya gustado esta entrada, contadme qué os ha parecido :) . Un abrazo a todos los que tenéis la paciencia de esperar para leerme ;)))