12 de octubre de 2020

arroz con leche tradicional

 ¡Hola!!! :), otra vez vengo con una receta dulce, ¡no lo puedo remediar!. Me encanta el arroz con leche, me chifla, me emociona, me alegra el día, y todo lo bueno que se pueda decir de él y además me lleva directa a la infancia. No hay recetas suficientes nunca de este rico postre. Algunos lo hacen con hojas de laurel, otros  añaden un chorrito de anís, algunos prefieren aromatizarlo con una variedad de cítricos y a otros les gusta requemarlo por encima con soplete. Sea como sea, me gustan todos y cada uno pero yo me quedo con el tradicional que sólo lleva canela y limón, como lo hacía mi abuela cuando nos lo traía para merendar sin más florituras :). Mi madre lo hace igual y la queda riquísimo, me hace fuentes grandes y aunque al principio siempre me parece una cantidad exagerada luego no me dura ni dos días en la nevera. Además resulta que un plato tan tradicional y tan de casa como este, lo había hecho mucho pero no lo había publicado nunca en su estilo tradicional (tengo una receta de olla express), así que espero subsanar este error imperdonable dejándoos esta delicia por aquí para que no se pierda nunca :)

 




Ingredientes para unas cuatro raciones:

-1 litro de leche entera

-100 gr de arroz redondo 

-200 ml de agua

-piel de un limón (sin coger nada de lo blanco, que amarga)

-1 palo de canela

-100 gr de azúcar

-1 taquito de mantequilla (unos 20 gr)

-1 pizca de sal

-canela en polvo para espolvorear por encima




Lo primero ponemos la leche a calentar con el palo de canela y la piel de limón, y cuando hierva lo ponemos al mínimo y lo mantenemos.

  Pasamos el arroz por un colador para que pierda almidón, así la textura final será mejor.

En una cazuela ponemos el agua, el arroz, la mantequilla y una pizca de sal y lo calentamos hasta que hierva muy suave y lo dejamos unos cinco minutos, casi cuando no quede agua añadimos un cacillo de leche (que estará caliente) y removemos. Es importante que a partir de ahora ya no hierva (sólo que haga unas pequeñas burbujitas por arriba), y tan sólo tenemos que ir añadiendo un cucharón de leche cada cinco minutos  y remover. Así hasta terminar con toda la leche. Tardaremos aproximadamente tres cuartos de hora en tenerlo listo. Una vez pasado este tiempo añadimos el azúcar, removemos y tenemos cinco minutos más sin parar de remover. (yo lo hago todo el tiempo al 4 en inducción). Mi abuela siempre dejaba las pieles de limón y la canela dentro y era una suerte encontrárselo y rechupetearlo ;)))

  Antes de pasarlo a la nevera lo dejamos enfriar a temperatura ambiente.




¡Espero que os guste! :)












9 comentarios:

  1. Un postre tradicional y riquísimo que no puede faltar en nuestro recetario y además si nos aporta tanto bienestar mejor que mejor, que tal como está la cosa, estos pellizcos de felicidad gastronómica se agradecen y mucho.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  2. Como lo dejes ahí asomadito a la terraza para que se enfríe seguro que viene un pájaro y se lo come. Te ha quedado genial, muy cremoso, estaes mi versión favorita, con la piel de limón y la canela en rama dentro del arroz con leche y espolvoreado con canela molida. De rechupete!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Mar, hoy me has dado en mi punto débil, me pierdo por el arroz con leche, está en el top ten de mis postres favoritos. Mi madre le pone un poco de clavo y yo he cogido su costumbre, también le da muy buen gusto

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  4. Est me reenloquece!....con canela y limon....que cremosidad....simple y maravilloso al mismo tiempo.....que bello paisaje....me encanto ver donde vives!!.....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  5. Hola, Mar. En mi casa eran las natillas, pero me encanta el arroz con leche aunque llegara más tarde a mi vida. El tuyo se ve delicioso. Un beso y buen domingo.

    ResponderEliminar
  6. Ay Mar, tiene la textura que más me gusta y además mi madre también lo ha hecho siempre así, solo con canela y limón :). Jo es de mis postres de toda la vida favoritos, ese recuerdo del olorcito cuando mi madre se animaba a darnos el capricho... esperar a que enfriara... ¡qué rico! Me ha dado mucha nostalgia, y también antojo, para qué engañarnos :)))).

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  7. A mí nunca me ha quedado tan cremoso, así que haré tu receta a pies juntillas ¡Besos mil!

    Por cierto acabo de ver uno por la blogosfera con calabaza que me ha puesto ojitos

    ResponderEliminar
  8. Que casualidad, ha sido mi postre de hoy, es un clásico que nunca falla y te ha quedado muy cremosito, como a mi me gusta.
    Un besito guapa

    ResponderEliminar

puedes dejarme aquí tus comentarios :)