30 de julio de 2010

caramelo para flanes, tartas, etc

A veces cuando vemos en una receta que hay que hacer caramelo, nos da un poco de miedo hacerlo por si sale mal, de hecho me ha salido mal muchísimas veces porque me liaba que si las gotas de zumo de limón, que si el fuego, que si el agua...FIN DE TODOS ESTOS PROBLEMAS!!!...parece la cosa más difícil del mundo pero en verdad es todo lo contrario...simplemente hay que poner azúcar en una sartén (5 cucharadas por ejemplo, en una de tamaño mediano iría bien) y llevarlo a fuego lento. la clave es la PACIENCIA. No es necesario como muchas recetas dicen echar agua ni zumo de limón, NADA. Simplemente azúcar al fuego (LENTO) y esperar unos minutos. Aunque parezca que no sucede nada, sucederá! y enseguida veréis como se empieza a formar el caramelo. Se hace primero por unas partes que por otras logicamente, así que no apagar el fuego hasta que el blanco del azúcar haya desaparecido por todas partes. Cuando lo vertamos en el molde que vayamos a usar veremos que al segundo se endurece, no pasa nada!!, al día siguiente ó al cabo de unas horas cuando lo desmoldemos (el postre para el que lo usemos), será caramelo líquido. Lo mismo ocurre con la sartén que usemos. No pretendáis quitar el caramelo pegado, esperar a que enfríe (en la nevera ideal) y así de fácil.

No hay comentarios: