6 de enero de 2016

magret de pato con salsa de arándanos

¡Feliz año nuevo! primera receta de 2016, y salada, porque llevo un mes de diciembre lleno de turrones y demás dulcerío que había que parar ya! :) Espero que lo hayáis pasado bien en estas fiestas o al menos lo mejor posible:)
   Cuando un pato está bien cebado, a la pechuga se la llama magret y tiene esa peculiar capa gruesa de grasa y el veteado en la carne, y cuando es un pato sin cebar simplemente lo llamaríamos pechuga de pato. Parece una tontería pero esa es la gran diferencia, y que el magret es más sabroso.Se puede acompañar con muchas cosas, en mi caso con una salsa de arándanos, los que me regaló Ildefonso, muchas gracias! porque me están dando mucho juego y porque son buenísimos :), y de vino tinto. Ah, y de acompañamiento patatas claro :). Os dejo sin más con la receta, en casa ha gustado mucho a ver que os parece...



salsa de arándanos:
-150 gr de arándanos (yo los guardo en bolsitas en el congelador y las voy sacando cuando me hacen falta)
-1 chorro de zumo de naranja
-1 vaso de vino tinto 
-2 cucharadas de azúcar
-1 pizca de canela.

Ponemos todos los ingredientes en un cazo y dejamos hervir 10 minutos, a fuego lento y removiendo de vez en cuando. Si la queremos con textura más densa, dejamos reducir un poco más. No me gusta batirla, me gusta servirla tal cual, pongo un chorrito por encima de la carne y luego sirvo el resto en una salsera.


Preparación del magret:
-Hacemos unos cortes por la parte de la piel, en diagonal y en ambos sentidos, formando como un enrejado, y los cortes que estén cerca unos de otros, por tanto damos bastantes.. Hay que cortar sin llegar a la carne. Salamos por las dos caras.
   Calentamos bien la sartén, SIN ACEITE ni nada, y ponemos el magret por la parte de la grasa para que sude,  y así poco a poco vaya llegando el calor hacia la carne y se vaya cocinando. A medida que suelte grasa, la volcamos a un bol para que no llegue a tocar la parte de la carne y la cocine de más. Podemos poner unos dientes de ajo pelados y aplastados en la sartén, combina muy bien con el sabor del pato.
  Lo haremos a fuego bajo (al punto 5 del 1 al 11) y dejaremos hacer poco a poco, no tiene que humear ni tener un golpe de calor fuerte. A los 10-12 minutos lo damos la vuelta y por el lado de la carne tendremos 4 minutos como mucho.Pasado este tiempo sacamos el magret a un plato, tapamos para que no enfríe y dejamos reposar cinco minutos, esto es importante porque así los músculos se relajan y la carne queda bien tierna. Cortamos el magret en filetitos y ponemos un poco de sal en escamas por encima. Servimos inmediatamente y a comer!!!


 Lo acompañé con unas patatas que se llaman puente nuevo por la forma que hacen al colocarlas como de puente, se parten en bastones gordos, y lo que se desperdicia de la patata no se tira, lo usamos para un puré por ejemplo. 
   Para que estén bien hechas por dentro primero se confitan en aceite un buen rato y cuando ya están blanditas se sube el fuego para que se pongan un poco más crujientes.

Pequeño paso a paso:

hacemos unos cortes sin llegar a la carne


lo ponemos en una sartén caliente pero sin gota de aceite

la grasa empieza a salir, y echamos los ajos

con este aspecto se queda la piel



Y nada más, hasta la próxima :)

3 comentarios:

Anna Villalobos dijo...

Combinaré esta receta para san valentin con un bonito candado de buena calidad para mi pareja.
http://www.candado-del-amor.es/producto/candado-del-amor/

laura guti dijo...

Q.pinta, te.voy a.copiar y lo.voy hacer.mummm besotes

Catalina de la vega dijo...

que bueno¡¡¡¡¡ una receta riqusima, felcidades y feliz 2016, besitos